Autores y valoraciones online de sus obras

Con el crecimiento de las plataformas de venta y distribución online y también de las comunidades de lectores online al estilo de Goodreads, así como a través de muchas redes sociales de lectura y otras generalistas como Facebook, las críticas online son algo habitual.

En un hecho relativamente nuevo, aunque en realidad este tipo de reseñas o valoraciones por parte de los lectores ya tienen casi 10 años, si bien posiblemente fue Amazon quien las popularizó, con las famosas estrellas para calificar los libros.

Cuando antes sólo se podía conocer la opinión de expertos en secciones de cultura, suplementos de libros o revistas especializadas, ahora cualquier lector puede valorar lecturas. Tanto en estos espacios como en su propio blog o perfil en red social.
Hay que saber aceptar las malas reseñas, ya que una comunidad de lectores es un colectivo tan válido para muchos lectores como lo pueden ser los críticos más afamados para otros tantos. Además, en el terreno de la autoedición, por ejemplo, han sido los primeros lectores los que han llegado a encumbrar a autores que quizá nunca hubieran despuntado por las vías tradicionales de la edición, porque evidentemente no todo son valoraciones negativas.

Los autores deben saber lidiar con este fenómeno, y conocer y reconocer la naturaleza diferente de la gente que participa en este tipo de críticas online.

Hay seis reglas básicas para enfrentarse a estas valoraciones online:

  1. Aceptar que cada lector tiene sus gustos, al margen del éxito de ventas.  Por tanto, las valoraciones serán tanto positivas como negativas. La uniformidad de opiniones online es imposible.
  2. No conviene responder a ningún tipo de crítica de libros en plataformas online. Es un espacio de los lectores y para los lectores.
  3. Tampoco hay que responder a malas valoraciones en ningún otro foro o blog. Sobre todo, en el terreno del autor de la reseña es difícil ganar el debate. Además, es una opinión y es respetable.
  4. Conviene aprender de las críticas honestas y argumentadas, aunque no sean de un erudito. Si la reseña se hace exponiendo razones, quizá haya algo que muestre un lado de la interpretación desconocido.
  5. Por supuesto, hay que ignorar totalmente a los trolls. Aunque sea paradójico, son los casos más difíciles de ignorar porque saben enervar al autor más comedido. Esa es su especialidad.
  6. Por contrapartida, conviene alegrarse siempre de los buenos comentarios.

Además, cuando se reseña o comenta un libro, por lo general es porque se ha vendido, o al menos se ha leído. Lo que ya en sí mismo es una excelente noticia.

Fuente: Just Publishing Advice

Imagen: © ngad-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook6Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *