Buenas prácticas en Instagram aplicadas al sector editorial

Hace poco, hablábamos de la red social Pinterest como una gran aliada para los diferentes agentes del sector editorial y aportábamos buenas prácticas para sacarle el mayor partido. Hoy nos centramos en Instagram y compartimos buenas prácticas para optimizar su uso en beneficio del negocio:

  1. Mantener una estrategia clara: objetivos, historia, competencia.

Es clave fijar objetivos claros (promover el conocimiento de la editorial, ganar seguidores, conseguir un mayor alcance, etc.) y determinar estrategias para su consecución. También se pueden mostrar a los seguidores curiosidades sobre los contenidos editoriales, u otras historias sobre los servicios que se ofrecen; compartir testimonios de los editores u otros perfiles para humanizar la marca y tratar de convertirla en algo a lo que los seguidores aspiren, señalando los logros de los clientes actuales. Respecto a la competencia, resulta útil considerar algunos detalles: quiénes son, qué publican, a qué hora, cuáles son sus públicos y de qué forma llaman su atención.

  1. Aumentar la visibilidad de la cuenta a través de otras redes.

Es importante interconectar la presencia de la editorial en las diferentes redes sociales. Hacer que la gente la encuentre más fácilmente promocionando la cuenta de Instagram en múltiples espacios de forma simultánea: en Facebook, Twitter, Pinterest y otras redes (incluso con anuncios y enlaces personalizados para ver qué genera más tráfico); y mostrándola en la página web, en las newsletters, en las firmas de correo, etc. También es importante interactuar: seguir a gente y dar likes a sus publicaciones para llamar su atención, utiliza hashtags relevantes e incrustar las publicaciones en Instagram dentro de, por ejemplo, los artículos de su blog.

  1. Trabajar mucho los contenidos: vistosidad, interés, relevancia, originalidad, llamadas a la participación; y publicarlos en el momento adecuado.

Aunque sobra decir que la calidad de los contenidos mantiene una alta correlación con la cantidad de seguidores, hay prácticas que deberían tenerse presentes: encontrar la mejor hora para publicar (teniendo en cuenta los horarios del público objetivo y analizando la interacción de contenidos publicados a diferentes horas) y enfocarse en las que mejores resultados den; mantener un ritmo de publicación de, al menos, una vez por semana (si es necesario, utilizando herramientas de programación de contenidos); utilizar (sin abusar) hashtags populares y propios que puedan resultar interesantes al público objetivo; e incorporar mensajes dentro de las imágenes (preguntas, menciones, ubicaciones, etc.) para aumentar su alcance y la probabilidad de generar seguidores.

  1. Conseguir más seguidores a través de concursos y campañas.

Se puede organizar un concurso llamativo que, por ejemplo, conecte la experiencia online y offline de los lectores, solicitándoles que interactúen en instalaciones físicas o que hagan algo relacionado con el área, los contenidos o los servicios ofrecidos. El requisito de inscripción al concurso puede ser seguir la cuenta, dar un like, participar con mensajes con un hashtag específico, comentar una publicación o compartirla. Asimismo, se puede trabajar en campañas de marketing relacionadas con el lanzamiento de una nueva obra o servicio, mostrándolos poco a poco, y cubriendo eventos en vivo como conferencias y jornadas.

  1. Colaborar en la promoción de otras cuentas y comunidades.

Ayudar a otros a enriquecer sus comunidades y, de paso, hacer crecer la propia con las interacciones generadas. Compartir el contenido de otros usuarios con su debido permiso y mención, seguir a varios más, comentar, dar likes, etc.; no serán pocos los usuarios que dedicarán algo de tiempo a conocer la cuenta de la editorial, darle un like e interactuar con ella (al menos, como agradecimiento por promover sus creaciones).

  1. Considerar la inversión en anuncios de Instagram.

Aprovechar los múltiples formatos de anuncios predeterminados de Instagram y el gran alcance que su naturalidad y exposición pueden generar.

  1. Medir, analizar y mejorar.

Utilizar herramientas especializadas para contar con estadísticas que permitan analizar el registro de visualizaciones en determinados momentos del día, el tipo de contenido más efectivo, las publicaciones específicas populares, etc., para ir optimizando la estrategia y ganar más seguidores. Como muchas otras redes sociales, Instagram hace gala de un elevado dinamismo, con lo que este proceso de análisis, revisión y ajuste es imprescindible.

Fuente: Hootsuite Blog.

Imagen: © Roomoftunes – Fotolia

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *