El diseño de la cubierta de un libro para autores independientes

diseño cubierta de libro Aunque todo el mundo conoce la importancia de la cubierta a la hora de vender un libro, y pese al auge de la autoedición, todavía se pueden ver muchos libros –tanto en papel como en electrónico- de autores independientes a los que parece que este aspecto todavía les pasa desapercibido. Este factor es aún más importante para las compras online, donde la cubierta de un libro tiene que competir con otras tantas, muchas de ellas ideadas por diseñadores profesionales.

Hacer que un potencial lector se fije en un cubierta es una misión importante, si bien no se trata sólo de llamar la atención (alguien podría pensar entonces en hacer una cubierta voluntariamente horrorosa, pero eso no sería efectivo para hacer ver que pueda haber un autor serio detrás, ni invitaría a la compra), sino de conseguir un equilibrio entre un diseño distinto, con personalidad, atractivo y con aspecto profesional.

Según una encuesta de Deloitte realizada en 2015, la cubierta es uno de los valores clave para vender libros (en este caso sólo se refería a los impresos). Se trata del primer mensaje sobre el contenido que ven los potenciales lectores, la primera impresión. Los seres humanos nos regimos en gran medida por los estímulos visuales, algo que está reafirmándose vivamente en la era de las redes sociales y la comunicación online, con el auge de fotos, gifs y vídeos.

Para comenzar, es importante que el diseño de la cubierta aporte información sobre el género al que pertenece la obra. Aunque nos parezca una obviedad, se pueden encontrar muchos libros imposibles de clasificar o que incluso llegan a confundir a la hora de adivinar el género.  Se trata de dar pistas sin necesidad de caer en tópicos.

Es importante ser distinto, único. Si se va a recurrir a bancos de imágenes, hay que asegurarse bien de que las ilustraciones o fotografías no se hayan utilizado ya para otros libros. Para ello basta con hacer una búsqueda en internet por imágenes. También se puede preguntar directamente al banco, dependiendo del tipo de licencia o relación que se tenga con él.

Aunque una cubierta en blanco y negro pueda parecer elegante, cuando no se es un sello establecido con imagen de marca afianzada, conviene que el autor independiente opte por el color, ya que aumenta la capacidad de atención de los lectores en un 82% y hace que su impresión sea un 39% más duradera.

Por último, también hay que pensar que los libros van a exponerse a pequeño tamaño en las diferentes librerías online (en general, las cubiertas se suelen mostrar en 80 × 115 píxeles, aunque las propias librerías pueden dar esta información). Es importante, por tanto, asegurarse de que el diseño de la cubierta sea claro y legible en diferentes resoluciones.

Fuente: BookBaby

Imagen: © Pav1007-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook20Share on LinkedIn4Tweet about this on TwitterShare on Google+1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *