Errores a la hora de publicar un libro

Hay una serie de errores que suelen Errores a la hora de publicar un librocometer sobre todo los autores primerizos, tanto autopublicándose como cuando lo hacen a través de alguna editorial. Aquí van de manera rápida algunos aspectos que se suelen pasar por alto para no caer en ellos.

 

  1. Sinopsis: Todavía hay autores que después de pasar meses o años escribiendo su libro, son incapaces de ofrecer una sinopsis del mismo. Junto al título y la cubierta, este es gancho principal y, como tal, es de gran importancia.

 

  1. Tiempo: existen momentos más o menos oportunos durante todo el año para llegar a los editores y a los lectores. Hay que saber cuándo están más abiertos a nuevos autores o libros. Esto puede aumentar las posibilidades de ser publicado.

 

  1. Autoedición: Hay autores que siguen pensando que el único modo de ver sus libros publicados es a través de una editorial. Hoy en día conviene tener esta opción presente.

 

  1. Comercialización. A menos que un autor sea ya una marca pública lo suficientemente grande, el editor no va a gastar tanto en promocionar su libro. Conviene hacer los esfuerzos necesarios para colaborar con la promoción del libro (prensa, redes, entrevistas, presentaciones, etc.).

 

  1. Plazos: publicar siempre lleva más tiempo de lo previsto. Conviene darse un plazo de seis meses a un año, el mismo que los editores necesitan aproximadamente para editar un libro.

 

  1. Revisión imparcial: encontrar lectores beta ayudará a hacer cambios necesarios antes de enviar o publicar el libro.

 

  1. Contratación de un experto: a veces conviene contratar a un experto para que ayude con la escritura y el proceso de venta. La edición es compleja y no hay una única fórmula que se ajuste a todos los autores.

 

  1. No basta con poner a la venta el libro. Hay que hacer un seguimiento y mantenerlo vivo, ya sea a través de un blog, redes sociales, vídeos u otras plataformas que atraigan a los potenciales seguidores interesados en el libro.

 

  1. Conocer al público objetivo: Si se tiene contacto con los lectores actuales o potenciales, no hay que tener miedo en preguntarles qué es lo que quieren leer, en qué les puede ayudar el libro (si no es de narrativa), qué necesitan saber, etc.

 

Fuente: Small Biz Trends

Imagen: © grimaldello-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook2Share on LinkedIn3Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *