Informe sobre la promoción de la lectura en el entorno digital

promoción de la lecturaUn grupo de trabajo formado por expertos de 23 estados miembros de la Unión Europea, junto con Noruega, han elaborado el informe Promoting reading in the digital environment.

En este extenso informe se tratan los diferentes retos y oportunidades que hay que afrontar para fomentar la lectura en el actual entorno digital, partiendo de varias prioridades y estableciendo un marco normativo común.

La prioridad más destacada, antes de afrontar la promoción del acto de leer, es lograr una cultura accesible e inclusiva.

Una vez centrados en el fomento de la lectura propiamente dicho, se aboga por entenderlo como una herramienta para difundir el conocimiento, mejorar la creatividad y facilitar el acceso a la cultura y su diversidad. También por desarrollar la conciencia de una identidad europea, teniendo en cuenta las diferentes condiciones que se aplican a los libros digitales y a los impresos.

El informe incluye, a modo de mapeo, algunos de los mejores casos y prácticas que se están llevando a cabo en los diferentes países de la Unión Europea en relación con el fomento de la lectura.

Partiendo del ‘Contexto de las políticas y definiciones’ de la lectura, el grupo de estudio aborda el concepto de “lectura profunda”, diferenciando tres aspectos relacionados con ella que podemos ver en entornos digitales: el contenido digital de carácter narrativo, los canales digitales a través de los que se puede fomentar la lectura y, por último, las habilidades digitales necesarias para leer o escuchar dichos contenidos.

En este mismo contexto, se señalan las diferentes oportunidades y desafíos de la digitalización relacionada con la promoción de la lectura en los que se ven implicados todos los agentes de la cadena de valor del libro: autores, editores, lectores, libreros, bibliotecas, instituciones educativas, organizaciones de promoción de la lectura, instituciones culturales, entidades de derechos colectivos y plataformas online.

Una de las oportunidades más evidentes para los lectores digitales es la posibilidad de acceder a los contenidos de manera inmediata y a un menor coste que en soportes físicos. Por el contrario, un reto importante  es la dificultad y usabilidad de los sistemas informáticos, así como la calidad de algunos textos digitales.

Las políticas que deberían regir el fomento de la lectura se deberían basar en valores como la democracia, la igualdad en el acceso a la información, el pluralismo, la creatividad, la integración cultural, la atención a los grupos más desfavorecidos y a personas con dificultades lectoras, etc.

Para conseguir estos fines se establece en el documento un ‘Marco regulatorio’ en el que se describe el contexto legal vigente junto a los diferentes aspectos normativos, como las cuestiones de precio, el IVA o las ayudas públicas.

Otros aspectos importantes para la creación de una marco regulatorio son la cuestión de la interoperabilidad entre los diferentes dispositivos de lectura y formatos de ebooks, así como la portabilidad y las cuestiones transfronterizas, incluyendo las implicaciones, en este sentido, de los derechos de propiedad intelectual, la accesibilidad y las obras huérfanas.

En el mismo apartado, se trata el tema de las licencias y el préstamo digital que afecta a las bibliotecas. Aquí se habla de los casos de la plataforma eBiblio (el servicio puesto en marcha en 2014 por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en las bibliotecas públicas de España a excepción del País Vasco), y de Nubeteca, un club de lectura digital impulsado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez junto con la Diputación de Badajoz.

El documento termina con una serie de conclusiones y recomendaciones sobre el fomento de la lectura en entornos digitales que pueden servir de guía a los diferentes estados miembros, así como a todos los eslabones implicados en el sector editorial. Las diez recomendaciones finales son:

  • Implantar el Tratado de Marrakech para facilitar el acceso de las obras a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades de acceso a los textos impresos.
  • Trabajar con más y mejores estadísticas comparativas que sirvan de referencia a todos los estados.
  • Promocionar las investigaciones sobre lectura digital e impresa, para establecer diferencias y poder desarrollar medidas de fomento de la lectura más efectivas.
  • Promover la lectura impresa y digital con el foco puesto en incrementar la motivación a la hora de leer.
  • Tratar de facilitar la interoperabilidad entre formatos y diferentes dispositivos mediante distintas investigaciones apoyadas por la Unión Europea.
  • Fomentar los servicios transfronterizos a través de proyectos colaborativos financiados también por la Unión Europea.
  • Revisar la legislación europea del IVA de manera igualitaria.

Asimismo, se insta a los diferentes agentes del libro a trabajar en favor de estándares en las ediciones digitales, así como a valorar por igual tanto la lectura en papel como en pantalla a la hora de iniciar campañas para el fomento de la lectura.

También se aconseja que se desarrollen plataformas de colaboración conjunta entre distintos agentes del sector que pueden incluir a otros países de la Unión.

Fuente: Leer.es.

Imagen: © Md3d-Fotolia

Comparte:
Share on Facebook13Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *