La batalla entre Instagram y Snapchat. ¿Cuál elegir?

Instagram vs SnapchatNo cabe de duda de que Instagram y Snapchat son dos herramientas visuales muy efectivas para ganar audiencias y promocionar cualquier producto (también libros) de forma creativa y diferente a como se puede hacer a través de otros canales como Twitter o Facebook.

Si bien por lo general Snapchat se suele asociar más con audiencias jóvenes, su crecimiento estaba demostrando que la cuota de público crecía en rango de edad. Sin embargo, Instagram recuperó posiciones precisamente copiando algunas de las funciones que hicieron de Snapchat un app para compartir imágenes originales, innovadoras y diferentes. Un ejemplo de esto son las Instagram Stories.

Cuando Instagram lanzó en agosto de 2016 esta funcionalidad, Snapchat ya llevaba tiempo ofreciendo este tipo de contenidos efímeros con Snapchat Stories, concretamente desde su aparición en 2013. Sin embargo,  el crecimiento de usuarios de Instagram Stories ha sido mucho más rápido: hasta la fecha, hay aproximadamente 40 millones más de usuarios de las “historias” de Instagram que de las de Snapchat.
De modo que la duda es saber si merece la pena estar en las dos o sólo en Instagram. Ésta tiene más usuarios en total, por lo que muchas marcas han decidido priorizar el uso de Instagram Stories sobre Snapchat para sus mensajes efímeros de promoción y marketing.

¿Por qué, si ambas funcionan básicamente de la misma manera? En las dos plataformas los usuarios (incluidas las marcas) pueden publicar fotos y vídeos que se visualizan durante 24 horas. Estos vídeos tienen hasta 10 segundos de duración. En ambas aplicaciones es posible adornar las fotos y los vídeos con pegatinas, emoticonos, geotags, texto, etc.  Además, las dos permiten a los usuarios buscar a través de las “historias” públicas y ver lo que otros usuarios y marcas comparten.
Sin embargo, hay algunas pequeñas diferencias (además del número de usuarios) que quizá hagan de Instagram una herramienta más funcional y motiven que su uso sea más generalizado sobre todo por las marcas. Por ejemplo, resulta más fácil buscar y descubrir nuevos usuarios en Instagram que en Snapchat, donde se tiene que escribir el nombre exacto que se quiere localizar. Además, y esto es muy importante, Instagram permite a las marcas adjuntar enlaces y/o páginas web a sus “historias”. Adicionalmente, Instagram es una plataforma para compartir fotos y vídeos, mientras que el contenido de Snapchat, aunque es el mismo, es siempre efímero.

Pero hay otras razones por las cuales usuarios y marcas eligen antes las “historias” de Instagram:

 

  • Mayor Escala: Instagram tiene una base de usuarios de 700 millones. Cuando crearon las Instagram Stories ya tenían acceso instantáneo a sus audiencias. Hoy más de 200 millones de usuarios de Instagram publican “historias”. Sin embargo, en Snapchat las marcas tuvieron que crear nuevos seguidores desde cero.

 

  • Mejor target: Instagram es parte del ecosistema de Facebook, lo que significa que su contenido y la capacidad de su target son parte de la plataforma de Facebook, lo cual le aporta mucha solidez como alternativa. Además, los anuncios de Instagram pueden ser dirigidos y comisariados según los datos de los usuarios tanto en Instagram como en Facebook. Por su parte, Snapchat ha contraatacado y acaba de lanzar una plataforma de anuncios de autoservicio, lo que facilita a los anunciantes la compra y creación de espacio publicitario en la plataforma. No obstante, cuando se considera la riqueza de datos que hay detrás de los miles de millones de usuarios de Facebook e Instagram frente a los de Snapchat (166 millones de usuarios), Instagram gana la partida.

 

  • Mayor tráfico: Otro beneficio de Instagram es su capacidad para impulsar el tráfico a los sitios web de las marcas. Los medios de comunicación social tienen que ayudar a impulsar la idea de marca. Por ello, Instagram Stories añadió la posibilidad de que las marcas pudieran vincular esas “historias” a las páginas web, lo que hace más fácil al público encontrar e interactuar con las marcas en sus sitios web. Instagram también ofrece a las marcas una herramienta de analíticas, para que sepan el rendimiento de los anuncios y vean qué “historias” están llevando a los visitantes a las páginas.

 

  • Mayor descubrimiento: Como hemos adelantado, Instagram lanzó para las “historias” la ubicación y los hashtag. Con ellos los usuarios pueden tocar los geotags y navegar para ver lo que otros usuarios están publicando en la misma ubicación o sobre el mismo tema. Por el contrario, los usuarios de Snapchat tienen que dirigirse a la barra de búsqueda para elegir ubicaciones y eventos pero no pueden hacerlo directamente desde las “historias”. En consecuencia, descubrir o encontrar algo en Snapchat es más difícil que en Instagram.

 

  • Más auténtica: Los usuarios de Instagram pueden saltar fácilmente entre el contenido efímero de Instagram Stories y otras publicaciones ‘curadas’, así como avanzar automáticamente sin problemas y sin ser interrumpidos por anuncios. Además, la pestaña “explorar” de Instagram sugiere nuevos contenidos y usuarios, también sin anuncios.

 

  • Más amigable: por último, Instagram es más fácil usar que Snapchat.

 

En cualquier caso, todo esto no significa que necesariamente haya que abandonar Snapchat, si se tienen los medios suficientes. Sigue siendo una app muy útil para un target concreto con las estrategias adecuadas. Además, las audiencias en Snapchat alcanzan un alto nivel  de compromiso (los usuarios pasan un promedio de 25-30 minutos por día en la app).  De modo que si ya se usa, no conviene abandonar a la audiencia. Además, ante la duda, como siempre, lo mejor es recurrir a los datos para conocer la verdad de los resultados en cada caso.

Fuente: Hubspot.

Imagen: © Amelia Fox-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn2Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *