La fiebre de Pokémon Go en el sector editorial

Pokémon GOPokémon Go es el fenómeno del verano. Esta propuesta de juego, que combina el mundo analógico con el virtual gracias a la tecnología de Realidad Aumentada, ha inundado las calles de todo el mundo. Y no son pocos los que intentan sacarle partido de múltiples y curiosas formas.

La tecnología de Realidad Aumentada lleva años ganando protagonismo en diversas áreas del conocimiento, gracias a su versatilidad y sus posibilidades.

Además de permitir conocer información sobre ubicaciones físicas concretas y crear itinerarios, escenarios y experiencias basadas en la geolocalización, esta tecnología resulta muy interesante para explorar la realidad más cercana desde otra perspectiva.

Sin embargo, el tsunami Pokémon GO, que está generando nuevas dinámicas de comunicación y relación con el entorno a través de esta tecnología derivada de la Realidad Virtual, está motivando que diversos espacios culturales busquen fórmulas para sacarle partido a este juego de Nintendo.

Bibliotecas y museos empiezan a proponerse como poképaradas en las que los jugadores pueden coger objetos de interés y ganar puntos o gimnasios en los que “entrenar” y ganar puntos de experiencia para el avatar del jugador y sus Pokémon, a los que pueden empezar a llegar visitas que quizás nunca antes se han interesado por ellos.

Niantic pone a disposición de los usuarios un formulario a través del cual pueden solicitar la ubicación de nuevos puntos donde los crean necesarios (como, por ejemplo, en espacios rurales que ofrecen pocas opciones a los jugadores), así como avisar de puntos peligrosos.

Pero hay negocios que han visto en este fenómeno una gran oportunidad, puesto que ya se habla de poképaradas y gimnasios promocionales para los negocios y las marcas. Una oportunidad que está abierta a editoriales, librerías, etc.

Imagen: ©Lumenphotos-Fotolia

Comparte:
Share on Facebook10Share on LinkedIn7Tweet about this on TwitterShare on Google+1

Una reflexión sobre “La fiebre de Pokémon Go en el sector editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *