La importancia de la presencia digital del autor como marca

autor como marcaLa llegada de Internet y aún más de lo que fue la web 2.0 y el auge de las redes sociales ha supuesto un nuevo rol para los autores: ser una marca.

En la actualidad, los autores disponen de herramientas suficientes para construir su propia marca, así como para contar con audiencias propias que pueden aprovechar de manera directa y útil. Por tanto, los autores se ven ante el desafío de tener nociones de marketing, por sí solos o con ayuda de la editorial que les publica, e incluso también de los agentes, en aquellos casos en los que el autor tenga uno.

Tanto editor como autor (y agente) pueden colaborar para edificar una huella digital, cada uno aportando el valor y los conocimientos que tienen. Si bien la editorial puede dotar a los autores de un mejor manejo de su visibilidad y de una presencia online correcta, también debe tener presente que el autor necesita tiempo para lo que es su ocupación fundamental: la escritura.

Del mismo modo, el autor debe ser consciente del tremendo potencial que tienen hoy en día las redes sociales, por lo que ha de dejarse aconsejar y trabajar en equipo con la editorial y su departamento de marketing. El editor puede dar apoyo y formación en las herramientas, pero el autor no deja de ser el componente clave para la construcción de la marca. Sin su ayuda, o colaboración, ambos pueden perder.

En los últimos años las editoriales han comprendido que la interacción con los autores en materia de marketing puede dar mayores ventas y, además, ser una herramienta para retener a un autor.

Hoy en día puede ser habitual en muchos países que los autores que han publicado al menos un libro ya tengan un sitio web propio, si bien bastantes de ellos no son muy profesionales. Del mismo modo, muchos han creado su propia página en Facebook. Esto supone un paso importante que muestra cómo los autores han comprendido la necesidad de este nuevo rol.

Pero no es suficiente. Detrás de una web y de un perfil en Facebook, Instagram o Twitter debe haber una buena gestión y una estrategia correcta. Aquí es donde entra la labor del departamento de marketing de la editorial y la voluntad de aprender y colaborar de los autores. Es diferente gestionar la web o los perfiles en lugar del autor a que el autor lo gestione todo por su cuenta con el apoyo de la editorial. Además, un autor siempre puede cambiar de editorial o autoeditarse.

Obviamente, los autores que se autopublican deben tomar la iniciativa. Muchas de las plataformas de autoedición ofrecen este tipo de servicios y otras comienzan a formar a los autores. Incluso las hay que ponen especial atención en la construcción digital del autor, que no es otra que su propia marca.

Fuente: Idealog

Imagen: © F8studio-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook9Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *