La importancia de una buena biografía de autor

La importancia de una buena biografía de autorHoy en día conviene tener una carta de presentación digital. En muchos casos, dicha presentación se traduce en una breve biografía en la página web, blog o perfil de los autores no independientes en la web de la editorial.

Tanto para autores independientes como para los que publican por medios tradicionales, la biografía de presentación (bio, como se suele resumir en entornos anglosajones) es importante, y sin embargo no siempre se le da el valor necesario. Y lo es tanto para autores conocidos como para los que comienzan o se autopublican. Casi más para estos últimos.

Antes o después los lectores miran la biografía de un autor que les genera interés. Por ejemplo, es habitual que cuando alguien termina de leer un libro de un escritor desconocido acuda a mirar más sobre él, y no sólo sobre su trayectoria (reseñas, comentarios, críticas), sino también sobre su biografía.

Como en otros aspectos que hacen referencia a la imagen del autor como marca, la biografía, esa breve presentación sobre su vida y obra, también señala el mercado objetivo al que van dirigidos sus libros. Es otra vía para establecer una conexión con los lectores potenciales y darse a conocer en aspectos que van más allá de la propia escritura.

De hecho, hay biografías generales de autor y otras específicas para cada título publicado. En cualquier caso, conviene que en ellas se señale cierta relación de la vida de su autor con el tipo de libros (género, temas) que publica. Da igual que sea de manera profesional o por afición. Pensar en el tipo de lector al que se dirige aportará algunas pistas sobre cómo redactar una pequeña biografía de presentación. En realidad, la bio no trata tanto del autor como del lector y su posible relación con dicho autor.

Hay escritores que eligen darle un tono muy profesional, en función de sus estudios y profesión. Otros tocan temas más personales o incluso la redactan con cierto humor. Esto no indica otra cosa que el modo en que quieren que les vean los lectores. Pero también se trata de que les vean como lo que son, no sólo como autores. Si una persona escribe libros es mejor obviar que siempre ha querido ser escritor porque puede parecer evidente. Es mejor ceñirse a aspectos menos conocidos y que puedan llamar la atención de los lectores, o acercarle de algún modo a ellos.

Tampoco hay que obviar la carrera creativa, como es natural. De hecho, se pueden incluir al final algunos logros, como premios literarios o de ensayo, pero no debería ser el centro de una biografía de autor. Como ésta debe de ser breve, conviene ser comedido en este aspecto.

Otra opción consiste en elegir entre la primera y la tercera persona. Los autores que gestionan su marca de manera personal escogen directamente la primera persona, mientras que aquellos que trabajan con editoriales, se decantan por la tercera, aunque hayan escrito ellos la biografía.

Por último, la bio tiene que ser creíble y, por tanto, sincera. A pesar de su brevedad (entre unas líneas y un par de párrafos cortos), los lectores tienen que encontrar interés en lo que leen.

Fuente: Anne Rallen

Imagen: ©-Fotolia

 

(Visitada 942 veces, 9 visitas hoy)
Comparte:
Share on Facebook17Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *