Lectura y vuelta al cole

consejos estimular lectura en los niños

Para algunos lectores, los periodos vacacionales como el verano son idóneos para recuperar las lecturas pendientes y dedicarles tiempo. Esto sucede especialmente en la edad adulta. Sin embargo, muchos niños y jóvenes prefieren dedicar su tiempo a otras actividades de ocio, dejando algo relegada la lectura.

Desde las instituciones de educación formal (los centros educativos) e informal (por ejemplo, las bibliotecas) se intenta promover la práctica de la lectura entre los más jóvenes para convertirla en un hábito y una constante.Por eso, durante el periodo estival, los primeros, comparten selecciones especiales con el alumnado y, en algunos casos, plantean tareas de carácter obligado en torno a ellas. Desde el resto de espacios, se realizan préstamos especiales y se desarrollan otro tipo de actividades.

Todas estas acciones son importantes, porque las habilidades lectoras (al igual que otras) conviene ejercitarlas con constancia y no hacerlo durante un periodo de tiempo tan amplio como el verano las merma considerablemente. Además, mantener la actividad lectora durante las vacaciones favorece el mantenimiento de capacidades cognitivas, lo que facilita de forma notable la vuelta al cole.

Por ello, a continuación, compartimos algunos consejos para estimular la lectura en los niños, que se pueden aplicar en esta época de regreso a las clases:

 

  • Organizarse. Hay que ayudar a los niños a organizar su tiempo, para sacar ratos de lectura, y su biblioteca, para encontrar la mejor propuesta en cada momento.

 

  • Ser constante. Reservar un tiempo para la lectura en el día a día es la segunda recomendación, y está vinculada a la anterior. Si el niño tiene su tiempo bien organizado será fácil que identifique momentos que favorezcan su disposición hacia la lectura.

 

  • Dar con la lectura más adecuada para cada edad y cada momento, no es fácil. Por ello, es recomendable dejarse aconsejar por mediadores profesionales: bibliotecarios, libreros, profesores.

 

  • Aunque nos valgamos de la ayuda de los profesionales, como avanzábamos antes, la clave de la selección está en cada lector. Por tanto, es muy importante estar atentos a los gustos e intereses que pueden motivar la lectura en cada niño o cada joven.

 

  • Dar ejemplo. Los adultos somos un modelo de lectura para los niños y jóvenes. Es importante leer delante de ellos, hablar sobre lecturas y mostrar respeto y aprecio por todo lo relacionando con el mundo de la lectura: bibliotecas, librerías…

 

  • Proponer, no imponer. Cualquier situación puede ser una buena excusa para la lectura, pero siempre es mejor sugerir. No debemos tratar la lectura como una obligación.

 

  • Aunque estemos pendientes de sus gustos y de cómo estos evolucionan conforme van creciendo y formando su personalidad, los niños y jóvenes tienen derecho a elegir sus lecturas.

 

 

Imagen: © Detailblick-foto-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook11Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *