Lo que pueden aprender las librerías de las tiendas de Ikea

Lo que pueden aprender las librerías de las tiendas¿Pueden las librerías aprender de espacios comerciales como Ikea? Por supuesto. Del mismo modo que una tienda online de productos para mascotas nos ha dado no hace mucho tiempo claves para eCommerce del mundo del libro. Y es precisamente esta una de las líneas de este blog: explorar otros sectores para identificar esos ejemplos de buenas prácticas de las que sacar partido.

Así, nos hacemos eco de la reciente noticia de la apertura de IKEA Temporary en el centro de Madrid. Una iniciativa que surge de la experiencia de las tiendas que la marca abrió en el centro de Madrid y Barcelona con motivo del 20 aniversario de IKEA en España, y que durante diez días ofrecieron un surtido de productos exclusivo no disponible en ninguna otra tienda IKEA de España. Con IKEA Temporary se pretende ofrecer a los clientes de esta marca una nueva experiencia de compra en esta línea ya testada. Una propuesta que, como veremos, puede dar muchas ideas a las librerías para promover experiencias diferentes a los lectores.

Esta tienda con enfoque temporal ofrecerá productos por temáticas. Los primeros seis meses estará dedicada a los dormitorios. Allí, los clientes podrán encontrar muebles y complementos de todo tipo para estas estancias del hogar. Transcurrido este periodo de tiempo se transformará en otro espacio del hogar que todavía está pendiente de determinar. Quizá resulte difícil de visualizar, pero muchas librerías con una amplia oferta de contenidos pueden encontrar en esta idea una fórmula alternativa para acercarse a un tipo de lector que se siente más cómodo buceando por una oferta más contenida de títulos.

La compañía sueca avanza con paso firme en su estrategia de expansión multicanal. Complementando la apertura de nuevas tiendas, tal y como se conocen hoy, y el servicio de compra online que activó en nuestro país el pasado año, con nuevos canales y formatos comerciales como los puntos de entrega o las tiendas en el interior de las ciudades. Y es en la multicanalidad como tendencia en donde también hemos puesto la mirada de cara al sector editorial.

Esta propuesta se enmarca dentro de la búsqueda de distintos formatos con el objetivo de adaptarse a los nuevos hábitos de compra y facilitar servicios de personalización y asesoramiento. Algo que también afecta al descubrimiento y consumo de contenidos editoriales. La meta no es otra que encontrar nuevas fórmulas de relación con los clientes que favorezcan una mayor cercanía y fidelización, algo que cualquier librero ansía de los lectores.

Por ello, como avanzábamos, hemos puesto la mirada en esta iniciativa, que se puede convertir en ejemplo para grandes librerías que determinado tipo de lectores no frecuentan porque no les gusta perderse entre una ingente oferta de libros u otros productos. Y en las que suele resultar más difícil localizar a un profesional que te asesore.

Pero también consideramos que puede ser un modelo en general, puesto que, además de esta nueva experiencia de compra tematizada y más contenida, se pone el énfasis en que los clientes se diviertan, aprendan e interactúen con la marca para que se genere una fuerte conexión emocional con ellos, un ingrediente clave en la prescripción lectora.

Una fórmula en la que será clave la personalización, por ejemplo con un servicio de decoración a medida en la tienda pero también en casa del cliente. Y que, incluso, se abrirá a la customización de productos con servicios de bordado de sábanas en el momento, lacado de muebles o la realización de cabeceros con textiles bajo pedido. Y que puede, de nuevo, inspirar a los libreros para incorporar servicios personalizados de prescripción de lecturas, por citar un ejemplo.

La tecnología tendrá su papel en esta iniciativa. Y es que cada vez son más los espacios físicos que quieren enriquecer la experiencia de visita a sus instalaciones con desarrollos de última generación. Una sugerencia que venimos haciendo desde hace tiempo a las librerías. La experiencia móvil va a ser un aspecto fundamental en todo tipo de establecimientos para que las ventas físicas no se queden atrás respecto a las que se hacen a través de un comercio electrónico.

En el ejemplo que compartimos hoy la tienda contará con un armario “inteligente” para asesorar sobre la organización de los interiores de los mismos en función del estilo de vida, y un rincón especial donde se podrán resolver dudas sobre interiorismo de manera virtual. ¿Os imagináis un armario prescriptor de lecturas o un bot incorporado en el espacio físico de la librería? Ojo, que Ikea también está estudiando la posibilidad de integrar Inteligencia Artificial en sus muebles, como lo vienen haciendo ya algunos agentes del sector editorial.

En la receta no podría faltar una estrategia de marketing con una apuesta importante. El escaparate, por ejemplo, se renovará mensualmente con la colaboración de reconocidos profesionales del mundo del arte, el diseño, la moda y la ilustración, que harán su interpretación personal de IKEA y del mundo del dormitorio. Algo también aplicable al contexto de las librerías, que podrían contar con reconocidos ilustradores y diseñadores gráficos del sector editorial para decorar sus espacios.

Como valor añadido extra, desarrollará un completo programa de talleres y actividades a lo largo de todo el año. Y aunque esta última es una práctica muy extendida en las librerías, no deja de ser la guinda de un gran y apetitoso pastel.

Fuente: Solomarketing.

Imagen: © Lightpoet-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *