Los textos largos vuelven a dar señales de vida

textos largosCon la proliferación de los dispositivos móviles, los profesionales del sector de la información han ido modificando la forma de comunicarse con su audiencia, adecuándola a este nuevo ecosistema de búsqueda y consumo de contenidos.

Las pantallas pequeñas y los tiempos de consulta han generado una tendencia a crear contenidos de consumo rápido que, en general, se han caracterizado por tener una pequeña extensión. En este contexto, llama la atención los siguientes resultados de un estudio del Pew Research Center.

Según el citado informe, los textos largos cuentan con el mismo número de lectores que los textos de menor extensión. Además, lejos de motivar su consumo rápido, duplican el tiempo de dedicación del usuario a su lectura.

Estos artículos permiten a autores y editores abordar temas complejos con más detalle, basándose en más fuentes, considerando más puntos de vista o añadiendo un contexto, de forma que generan un mayor compromiso del lector con el tema abordado.

Estos datos no quieren decir que los textos de pequeño formato y consumo más rápido no funcionen, pero sí parece demostrar que los textos largos siguen teniendo su sentido en el ecosistema digital, a pesar de que se esté generalizando el consumo en dispositivos de pantalla pequeña.

Este informe sobre el comportamiento de los lectores en línea realizado por el Pew Research Center, con la colaboración la John S. and James L. Knight Foundation, ha basado sus resultados en la medición de los tiempos de dedicación a la lectura proporcionados por Parse.ly.

Parse.ly es una empresa de análisis web que suministra analíticas de datos en tiempo real e históricos a un amplio número de editores digitales, incluyendo a más de 170 de los principales medios.

Durante meses, los responsables del estudio analizaron en profundidad el comportamiento de 117 millones de usuarios anónimos con 74.840 artículos procedentes de 30 sitios web de noticias.

Tal y como avanzábamos, su análisis revela que, a pesar del pequeño espacio de lectura que proporcionan estas pantallas, y la multitarea a menudo asociada con los smartphones, los consumidores dedican más tiempo de media a la lectura de artículos de formato largo que a los de formato corto.

De hecho, el tiempo total de dedicación a los artículos de 1.000 palabras o más es alrededor de dos veces mayor que el empleado en historias de formato corto: 123 segundos y 57,1 segundos, respectivamente.

Además, lejos de tratarse de algo puntual, los datos revelan que estos tiempos son una constante independientemente de la hora del día o del canal. Son cifras que, medidas en segundos, pueden parecer escasas, pero que, sin duda, superan los tiempos de dedicación al consumo de noticias en soporte audiovisual.

Todos los resultados de este informe parecen apuntar a que el lector obtiene un buen nivel de satisfacción con el consumo de contenidos de formato largo que abordan un tema en mayor profundidad. Además, al ser asuntos abordados de forma más completa, el tráfico se mantiene más en el tiempo.

El estudio también ha revelado que las primeras horas de la mañana y las últimas del día son los momentos de lectura favoritos del usuario, aquellos en los que se sitúan las medias de tiempo más altas: 126 segundos para las historias de 1.000 o más palabras y 59 segundos para las más cortas por la mañana; y 128 y 60 segundos, respectivamente, por la noche.

También se ven variaciones significativas en los tiempos de dedicación según la forma de acceder a los textos. Cuando un lector navega por una página dedica más tiempo de lectura al contenido (148 segundos) que si llega a él desde el correo electrónico (132 segundos), otra web (125 segundos), un buscador (119 segundos) o las redes sociales (111 segundos), a pesar de que sean estas últimas las que más tránsito generan a las noticias.

Hay algunas diferencias notables en la naturaleza de las visitas procedentes de dos de las redes sociales más grandes: Facebook y Twitter. Mientras que Facebook impulsa más tráfico, los usuarios de Twitter pasan más tiempo con el contenido (107 segundos frente a 133 segundos con los textos de formato largo, y 51 segundos frente a 58 con los de formato corto).

Los tiempos de dedicación también son significativos cuando se observa a los lectores que vuelven sobre un contenido. Los usuarios que regresan a artículos de formato largo pasan 277 segundos de media con el texto en comparación con los 123 segundos de los usuarios en general. Con el contenido de formato corto, son 110 segundos frente a 57.

En cualquiera de los dos casos, los artículos tienden a tener una vida útil muy breve. El 82% de las interacciones con los artículos de formato corto tiene lugar dentro de los dos primeros días posteriores a su publicación. Y en el caso de los artículos largos el porcentaje es del 74%.

Aún así, los índices de lectura son muy mejorables (una abrumadora mayoría de personas leyó un solo artículo en un sitio determinado en el transcurso de un mes a través de su Smartphone), lo cual deja la puerta abierta al testeo de nuevas fórmulas (modelos de negocio, tipos de contenidos y servicios) que ayuden a aumentar el interés y el consumo de contenidos.

Fuente: Pew Research Center.

Imagen: © Stanisic Vladimir-Fotolia

Comparte:
Share on Facebook11Share on LinkedIn12Tweet about this on TwitterShare on Google+1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *