Manifiesto para una política europea de la promoción del libro en un contexto digital

Las asociaciones francesa y alemana de la industria del libro han enviado un manifiesto conjunto a los líderes políticos de París, Berlín y Bruselas para proponer algunos puntos con el fin de hacer crecer al sector y mejorar sus condiciones.

Debido a los cambios que está sufriendo el mundo editorial, sobre todo a raíz de la digitalización y de la entrada de agentes hasta ahora ajenos al sector, el manifiesto quiere destacar la necesidad de mantener unas estrategias sostenibles para proteger los derechos de autor y la promoción del libro y la cultura frente al despliegue de la tecnología digital.

En esta declaración conjunta se reclama el mantenimiento del marco legal de los derechos de autor, el precio de los libros, la libertad de expresión y la diversidad de la creación.

Las fuertes inversiones, sobre todo en desarrollo digital, tienen como objetivo explotar las grandes posibilidades que ofrece la industria del libro para que los lectores puedan  tener un acceso óptimo a los contenidos, para el desarrollo de nuevos puestos de trabajo y para la promoción del establecimiento de nuevos éxitos europeos. Sin embargo, bajo la influencia de los gigantes de Internet, ha crecido la idea de utilizar el contenido de forma gratuita. El trabajo de los autores, editores y libreros merece un marco legal que haga posible tanto la compensación y la inversión como la creatividad y el espíritu empresarial, con respeto a la viabilidad económica de cada uno de los actores del sector.

Por otra parte, la voluntad de establecer un mercado digital único armonizado, también debe tratar de conservar las garantías esenciales de la diversidad cultural y la identidad en Europa. En el manifiesto señalan que la viabilidad de la industria del libro en el viejo continente sólo se puede garantizar mediante un enfoque lúcido y reflexivo al proceso de reforma.

Los representantes de la industria editorial alemana y francesa piden a los líderes políticos preservar el equilibrio del ecosistema del libro. Desde esta perspectiva, es una prioridad mantener el marco legal de los derechos de autor como motor de la innovación, la libertad de expresión y la diversidad cultural, así como reafirmar un compromiso claro con el cumplimiento de las normas vigentes por parte de todas las partes interesadas.

 

Por tanto, y de manera específica, el manifiesto propone los siguientes puntos:

 

Derechos: Mantener los sistemas legales vigentes para autores y editores dentro de los colectivos que permitan expresamente a los editores obtener una cuota de ingresos de gestión colectiva, ya que son los titulares de los derechos asignados.

 

Educación: Reconocer la educación como uno de nuestros valores más esenciales de riqueza cultural y la importancia de los editores como elementos fundamentales para la calidad de la educación. Los editores de revistas y libros académicos y científicos necesitan la misma protección que han tenido hasta ahora para seguir contribuyendo a la educación de todos.

 

Valor y diversidad: Reconocer el valor y la diversidad de los contenidos ‘curados’ como base para una opinión independiente y plural con la que promover el futuro de una industria del libro crítica y comprometida. El acceso abusivo a contenidos sin licencia pone en peligro la inversión en el sector.

 

Licencias: Asegurar que la concesión de licencias diversificadas y flexibles sea excepcional. Sólo el método contractual puede garantizar una remuneración justa y razonable para autores y editores y, por tanto, la calidad para estudiantes, profesores e investigadores.

 

Librerías: Reforzar el papel de las librerías independientes con una política cultural y educativa.

 

Geobloqueo: Excluir del reglamento del “geobloqueo” los contenidos protegidos por derechos de autor, tales como libros electrónicos. Si se adopta el texto actual propuesto por la Comisión Europea, las plataformas multinacionales no europeas podrán lograr mayores ventajas a expensas de las pequeñas y medianas empresas.

 

Accesibilidad: Permitir una buena articulación entre la legislación de accesibilidad europea y la transposición de la legislación comunitaria del Tratado de Marrakech sobre la excepción de los derechos de autor para las personas con discapacidades, con el fin de evitar causar una carga excesiva en las empresas.

 

Interoperabilidad: Imponer a la Directiva europea en cuanto a la provisión de contenidos digitales el principio de interoperabilidad de formatos, a la vez que se protegen las medidas técnicas de protección para los libros electrónicos. Así como garantizar el respeto a la competencia leal y a la libertad de elección.

 

IVA: Trabajar conjuntamente por una rápida aplicación de la actual iniciativa de la Comisión Europea para un tipo de IVA reducido en las publicaciones electrónicas.

 

Estos son los puntos que se proponen para que editores y libreros puedan seguir trabajando en un mercado abierto con contenidos de alta calidad, sobre todo en la era de “verdades alternativas y la información errónea”.

Fuente: Federación Europea de Editores

Imagen: © BillionPhotos.com-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook3Share on LinkedIn5Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *