Nuevas fórmulas de marketing en dispositivos móviles

marketing en móvilesLos anuncios de instalación de aplicaciones no paran de crecer. Se estima que su valor de mercado mundial el año pasado fue de 6.000 millones de dólares (unos 5.280 millones de euros). Esta nueva fórmula de marketing conjuga dos aspectos clave: el componente tecnológico, que en este caso se adapta además al entorno móvil, y la prescripción de contenidos y servicios web entre una vastísima oferta existente.

Según MIT Technology Review, este servicio supone para Facebook, el primero en lanzar la iniciativa, más de la mitad de sus ingresos móviles (unos 2.200 millones de euros). De ahí que no sorprenda que otros como Twitter, Youtube y Google hayan hecho desarrollos en esta línea, permitiendo dirigir los anuncios hacia clientes potenciales a través de datos extraídos de sus analíticas web, y entremezclando estos anuncios con noticias e informaciones de familiares, amigos, colegas de trabajo… De esta forma, aumenta la probabilidad de descarga e instalación de una aplicación.

Un ejemplo del éxito de esta fórmula es el motor de búsqueda de entradas para eventos SeatGeek, que el pasado año consiguió 1,5 millones de descargas y triplicó sus ventas de entradas. Según Ben Legg, director ejecutivo de la empresa de anuncios digitales Adknowledge, más del 90% de sus clientes consiguen ingresos superiores a su gasto en anuncios de instalación de aplicaciones, normalmente en menos de tres meses. Su homónimo en Ampush, Jesse Pujii, coincide en los buenos resultados de este tipo de anuncios.

Estas cifras son todavía modestas en comparación con los anuncios de búsqueda, que el año pasado supusieron sólo en el caso de Google más de 40.000 millones de dólares en ingresos (unos 35.200 millones de euros). Pero el rápido crecimiento de los anuncios de instalación de aplicaciones y su sofisticación demuestran que son los que más éxito tienen en dispositivos móviles.

Este tipo de iniciativas que conjugan lo digital, en concreto lo móvil, con la personalización constituyen un ejemplo de interés para todos los sectores, también para el editorial, que está llamado a encontrar fórmulas que atraigan la atención sobre sus contenidos en un inmenso océano de ofertas digitales.

Los editores cuentan con herramientas cada vez más desarrolladas, no sólo para localizar clientes potenciales, sino para conocer su valor e identificar a los de mayor interés. Es presumible que cada vez más empresas presten atención a este tipo de fórmulas e inviertan en ellas más de sus presupuestos de publicidad.

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *