Reinventando los libros interactivos

libros interactivosLos libros interactivos o enriquecidos –es decir, con elementos multimedia, que aprovechan las ventajas tecnológicas de soportes tipo tableta o Smartphone– están teniendo diferente suerte en sus comienzos.

Para algunas personas están lejos de lo que debe ser un libro, para otras es un formato tan válido como cualquier otro, con incursión a veces más en el juego que en la lectura.

Dentro de este debate y en un contexto en el que encontramos ejemplos de éxitos y fracasos, hay compañías que siguen ahondando en las posibilidades de alcanzar a un público más amplio gracias a ebooks y aplicaciones que incluyen vídeo, sonido, movimiento, etc.

Una de ellas es Neoglyphic Entertainment, cuya particularidad es hacer uso de la ciencia de los datos, la tecnología de los videojuegos y el aprendizaje automático, junto a la participación colaborativa, para dar forma a una nueva experiencia narrativa.

Sus libros añaden al texto componentes visuales en movimiento y a la vez descriptivos, así como partituras musicales originales que se pueden sincronizar con el ritmo de lectura del usuario. Además, también trabajan con historias implementadas para realidad virtual y 3D.

La parte correspondiente a la recogida de datos estructurados y el aprendizaje inteligente se encarga de realizar un seguimiento del comportamiento lector del usuario (en qué partes detiene la lectura, dónde hay mayor interactividad, cuánto tiempo pasa sin abrir el libro, etc.). De este modo envía informes periódicos a los autores para que puedan trabajar en las partes de la historia que, a la luz de tales datos, necesitan cambios o mejoras. Un modo de retroalimentación que ayuda a actualizar la historia sin tener que transformarla por entero.

Esta compañía trabaja tanto con contenidos propios en diferentes formatos, incluido el papel, a modo de plataforma para otras editoriales.

Se trata de un ejemplo de cómo la recopilación de datos en tiempo real se está adentrando en todo lo que es medible y analizable: desde la información que dejan usuarios a través de su rastro digital en webs, bases de datos, redes sociales, etc., hasta sus hábitos lectores.

Fuente: Observer

Imagen: © Fxquadro-Fotolia

Comparte:
Share on Facebook2Share on LinkedIn4Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *