La relación con los lectores beta (lectores antes de publicar)

lectores betaEn la era de la autoedición, están tomando protagonismo los llamados ‘lectores beta’. Son voluntarios que leen el borrador (o manuscrito) de un libro y dan su opinión sincera sobre lo que funciona, lo que no funciona y lo que falta. No son editores de mesa y no están buscando básicamente errores tipográficos.

Los lectores beta proporcionan un servicio de valor incalculable a los autores, porque ofrecen perspectivas únicas que el escritor no tiene y, además, son (o deben ser) parte del público objetivo de una obra. El autor, después de todo, no es un lector objetivo.

Estos lectores no profesionales (aunque hay quien opta por escoger a otros escritores) y desconocidos por el autor, leen de la manera más objetiva posible un libro antes de que sea publicado. El autor cree que lo sabe todo sobre la obra o, si es más humilde, busca encontrar respuestas. El lector, por otro lado, quiere aprender y responder a las preguntas del autor. De modo que, por ejemplo, si el lector no entiende alguna cosa del libro y se lo comunica al autor, pondrá de relieve que hay algo en el manuscrito que es muy posible que necesite mejorar.

Si una editorial, mediana a grande, tiene sus lectores de manuscritos, un autor que se autopublica también puede contar con estos lectores que van a ayudar a que la historia sea mejor antes de que llegue al gran público.

Conviene tener presentes algunos aspectos importantes en relación a los ‘lectores beta’:

 

1. Dónde encontrarlos.

Si, como autor, ya se tienen perfiles en las diferentes redes sociales con un mínimo de audiencia, es muy posible que sea fácil hallar en ellos a los potenciales lectores primeros de un libro. Sobre todo, si se tiene cierto trato con alguno de ellos (recordemos que estos medios se basan en la conversación). Si, además, se dispone de web propia, las opciones de encontrarlos serán mayores. Lo importante es saber hacer la selección y que los lectores sean afines al género o tipo de libro del autor.


2. Comunicación.

Poder establecer contacto con los lectores a través de las redes no significa que se sepa cómo hacerlo. Un medio eficaz para evitar el ruido de las redes, una vez hecha la selección, es el email.  Conviene tener en cuenta que se está tratando con personas a las que en realidad no se conoce y que nos van a hacer un favor con su tiempo y esfuerzo (hay que recordar que nunca se les va a pagar dinero por ello), por lo que es importante ser educado. No se puede exigir nada, ni esperar que hagan el trabajo por uno.

 

3. Condiciones.

Antes de pasar a enviar el manuscrito a uno de estos lectores beta, es importante dejar claras algunas condiciones, de nuevo siempre de manera cortés.

La primera es poner una fecha límite, un tiempo prudencial, explicando por qué se establece esa fecha. Y que ellos decidan si pueden asumir esos plazos.

Segundo, también es interesante tener el manuscrito en diferentes formatos -que no sea el lector el que tenga que pasarlo a uno u otro formato-. De esta forma, será él quien decida cuál le resulta más cómodo para la lectura.

Por último, es importante tener un cuestionario o plantilla. Como hacen muchas editoriales con sus lectores, conviene tener un documento base sobre el que los lectores respondan a algunos aspectos clave que se quieren analizar del libro. En otro apartado podrán poder añadir opiniones más generales sobre el manuscrito.

 

4. Resultados.

Una vez que se ha logrado reunir a algunos lectores beta, la comunicación es abierta y se tienen sus comentarios, hay que saber organizarse. Los emails, los documentos con las respuestas y sugerencias o cualquier otro método que se haya usado pueden llegar a abrumar. Antes de ponerse a leer todo enseguida, conviene dejar pasar un tiempo. Una vez que se comience, no hay que enfadarse por las malas críticas, sino aprender de ellas y valorar las aportaciones realizadas, sobre todo si se ve que son comunes en varios lectores.

Una opción es crear un documento para apuntar respuestas rápidas y ver qué comentarios coinciden entre varios lectores. También se pueden clasificar según análisis: forma, argumento, personajes, estilo, tiempo, lenguaje, etc. Cuando se disponga de toda la información ordenada es hora de pasar a hacer los cambios que se consideren necesarios en el manuscrito original.

Para concluir, hay algo que conviene tener en cuenta: no todos los lectores beta son iguales. Algunos tendrán un mayor dominio del idioma, otros del estilo, unos serán más lectores que otros, etc.  Con el tiempo se les va conociendo y se comprende el valor por igual que todos –del más experto al más amateur- tienen a la hora de contribuir a mejorar la obra con sus comentarios desde diferentes perspectivas.

 

Fuente: Erindor Press

Imagen: © Antonioguillem-Fotolia

 

(Visitada 197 veces, 1 visitas hoy)
Comparte:
Share on Facebook12Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Os invitamos a comentar las entradas de nuestro blog.

Los comentarios están moderados, no aparecen en el blog de forma inmediata.

Se publicarán todos los comentarios salvo los que no tengan que ver con los temas tratados o contengan insultos o descalificaciones.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, le informamosque los datos que facilite serán tratados por CEDRO para poder tramitar su comunicación. Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal.

Usted cuenta con los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad, respecto de sus datos de carácter personal, así como con la posibilidad de revocar su consentimiento, pudiéndolos ejercitar por escrito a la dirección cedro@cedro.org, donde haga mención a su nombre, apellidos y dirección de correo electrónico. Para más información pinche en la Política de Privacidad.

  Acepto las condiciones de participación

x

Del Blog y sus servicios

Reglas generales de uso

Los usuarios habrán de acceder y utilizar el Blog para la finalidad para la que el mismo ha sido concebido y, en particular, con pleno respeto a las leyes, la moral, el orden público y los presentes Términos de uso. En concreto, los usuarios, se comprometen a acceder y utilizar el Blog conforme a las siguientes premisas:

  • El usuario no interferirá en el adecuado funcionamiento del Blog ni en el uso que otros usuarios estén realizando del mismo; ni interferirá o perturbará la aplicación o el funcionamiento de las medidas de seguridad implantadas en el Blog o la conexión a éste de otros usuarios o redes; 
  • El usuario cumplirá con cualesquiera normas que resulten de aplicación al acceso y uso del Blog, incluyendo aquéllas que afecten al acceso, tratamiento y transmisión de datos; 
  • El usuario no utilizará el Blog para enviar correos electrónicos o información no solicitada o para promover o comercializar, directamente o mediante enlaces, productos o servicios propios o de terceros, ya lo haga gratuita u onerosamente.
  • El usuario no utilizará el Blog para suplantar la identidad de un tercero o hacerse pasar por otro así como tampoco para acosar, injuriar o calumniar a otras personas o realizar actos de competencia desleal o publicidad engañosa o no autorizada por la legislación española o los presentes Términos de uso. 
  • El usuario no utilizará el Blog para recabar información de terceros, en particular datos de carácter personal. 
  • El usuario podrá acceder, ver, descargarse, copiar e imprimir los comentarios, opiniones, materiales, datos, informaciones y, en general, cualquier contenido que figure en el Blog, así como reenviar y compartir los mismos con otras personas, exclusivamente para su uso personal, esto es, nunca con una finalidad comercial. Todas las copias que haga de los comentarios, opiniones, materiales, datos e informaciones contenidas en el Blog deben identificar, claramente, su origen y autoría; y mantener los avisos de copyright o que hagan referencia a derechos de propiedad intelectual, industrial o de cualquier otra naturaleza que originalmente incluyeran. El usuario no utilizará, reproducirá, modificará, distribuirá o pondrá a disposición de terceros los comentarios, opiniones, materiales, datos o informaciones contenidas en el Blog con fines comerciales ni se atribuirá su autoría o atribuirá ésta a quien no corresponda. CEDRO, o el legítimo titular de los comentarios, opiniones, materiales, datos o informaciones descargadas, seguirá ostentando la plena titularidad respecto de los mismos así como respecto de las marcas y logos que pudieran aparecer en ellos y en el propio Blog.

Contenidos incorporados por los usuarios.

El Blog incluye una diversidad de contenidos que han podido ser elaborados bien por CEDRO bien por sus colaboradores, partners o terceros.

Asimismo, el hecho de que un contenido esté publicado o mencionado en el Blog, no implica que CEDRO esté conforme con lo manifestado en el mismo, no respondiendo, en ningún caso y bajo ninguna circunstancia, de aquéllos contenidos que no le fueran propios; ello afecta, igualmente, a las opiniones y manifestaciones que pudieran intercambiar los usuarios del Blog al participar en los distintos foros que se lleven a cabo a través del Blog.

El usuario será el único responsable de las opiniones, comentarios, materiales, información y/o datos que incorpore, publique, envíe, transmita, intercambie y utilice a través del Blog y garantiza que dicha incorporación, publicación, envío, transmisión, intercambio o utilización no vulnera ningún compromiso de confidencialidad y que posee las licencias, derechos, consentimientos y permisos de uso necesarios para realizar tales usos de dichos contenidos a través del Blog. 

Si usted, en su condición de usuario, estuviera accediendo al Blog en nombre y representación de su empleador, manifiesta y garantiza que está autorizado a aceptar estos Términos de uso en nombre y por cuenta de su empleador y que su empleador está de acuerdo en mantenerle indemne tanto a usted como a CEDRO, y a sus filiales, colaboradores, partners y otros usuarios, en caso de que se violen los Términos de uso. Asimismo, y en caso de que incluya, publique, transmita, intercambie, traslade o comparta algún contenido a través del Blog, usted también manifiesta y garantiza que ha revisado que dicho contenido y su inclusión en el Blog es conforme con todas las políticas corporativas de su empleador y/o de la entidad o persona a la que pertenece o controla dicho contenido. Es su responsabilidad asegurarse de que los contenidos que incluye, publica, transmite, intercambia, traslada o comparte a través del Blog no implican divulgar información confidencial o propiedad de terceros, incluyendo información amparada por un acuerdo de confidencialidad, que usted no esté autorizado a divulgar. 

Con carácter general, el usuario del Blog se compromete a no introducir comentarios, opiniones, datos, informaciones, materiales y, en definitiva, cualesquiera contenidos que: 

  • sean falsos, inadecuados, incorrectos, engañosos o se encuentren incompletos; 
  • promuevan productos y/o servicios ajenos a CEDRO, o consistan en solicitudes de empleo;
  • contengan contenido pornográfico o violento, o que inciten a la pornografía, a la violencia, al consumo de drogas o vulneren derechos de terceros;
  • contengan contenidos que supongan una violación de derechos de propiedad intelectual o industrial; 
  • atenten contra el honor, la intimidad y/o la imagen de CEDRO y/o terceros, contra la moral y el orden público, o utilicen expresiones incorrectas, denigrantes, difamatorias o insultantes tanto contra el Blog y/o CEDRO, como contra otros usuarios y/o terceros;
  • vulneren compromisos de no competencia o confidencialidad alcanzados con CEDRO o con un tercero;
  • contengan virus, troyanos o cualquier otro tipo de software malicioso que pueda perjudicar el funcionamiento del Blog o de los sistemas o infraestructuras de otros usuarios, proveedores o terceros; o afectar negativamente a los datos y contenidos del Blog o de otros usuarios, proveedores o terceros;
  • contengan aplicativos, códigos fuentes o información de carácter personal;
  • vulneren lo dispuesto en estos Términos de uso o en la Política de Privacidad que aplica al Blog.

Asimismo, el usuario habrá de indicar, con claridad y veracidad, el origen de los datos, comentarios, opiniones, materiales, datos y, en general, contenidos introducidos en el Blog, absteniéndose de apropiarse de contenidos que no le pertenecieran o de atribuir los mismos a una persona que no fuera su legítimo autor o titular. En particular, el usuario se abstendrá de presentar sus opiniones, datos, informaciones, materiales y contenidos como si los mismos pertenecieran a CEDRO o como si ésta estuviera conforme o hubiera aprobado lo indicado en cada uno de ellos.

En definitiva, CEDRO no se responsabiliza por el mal uso o atribución indebida de los comentarios, opiniones, datos, informaciones, materiales y, en general, contenidos publicados en el Blog, ni de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios en foros, blogs, salas de chat, secciones y/o apartados a los que se acceda o participe a través del Blog. 

CEDRO se reserva el derecho a no publicar, y/o retirar, las opiniones, juicios, comentarios, informaciones, datos, materiales o contenidos expuestos por los usuarios que infrinjan los presentes Términos de uso, la normativa vigente y/o lesione derechos de terceros, así como, en su caso, a cancelar las cuentas de los usuarios que infrinjan los presentes Términos de uso o la Política de Privacidad aplicable al Blog, sin necesidad de preaviso, en cualquier momento y sin limitación de ningún tipo; todo ello sin perjuicio de cualesquiera otros derechos y acciones que pueda ejercitar.

Acceso y uso de los contenidos

El usuario se verá expuesto a opiniones, juicios, comentarios, informaciones, datos, materiales y, en general, contenidos de diversas características y orígenes, lo que puede exponerle a contenidos que pudieran resultar ofensivos, indecentes, difamatorios o, simplemente, inadecuados o erróneos; asumiendo el usuario el riesgo asociado a su acceso o a la utilización o decisiones que adopte con causa en el mismo.

El usuario entiende que el Blog y las opiniones, juicios, comentarios, informaciones, datos, materiales, contenidos y servicios incluidos en el mismo son puestos a disposición de los usuarios por CEDRO en las condiciones recogidas en los presentes Términos de uso, no garantizando CEDRO la precisión, exactitud, veracidad, integridad o calidad de los contenidos disponibles en o a través del Blog, ya sean propios o de terceros.

No obstante, lo anterior, si el usuario considera que determinada opinión, juicio, comentario, información, dato, material y, en general, contenido lesiona cualquiera de sus derechos, puede ponerlo en conocimiento de CEDRO por escrito en la dirección postal facilitada anteriormente, o si lo prefiere, a través del apartado de contacto, o a través de la dirección de correo electrónico cedro@cedro.org. CEDRO se reserva el derecho a solicitar al usuario la verificación de su identidad y cualquier otra información necesaria para esclarecer los fundamentos de la reclamación realizada, así como a abstenerse de retirar la opinión, juicio, comentario, información, dato, material y, en general, contenido, si considera que no infringe derecho alguno.

De igual modo, si a través del Blog el usuario entablara algún tipo de relación con otro usuario o participante en el mismo, o de cualquier modo participara o recibiera servicios o productos de terceras partes utilizando el Blog, dicha comunicación, interacción o participación le vinculará sólo y exclusivamente con dicho tercero no siendo CEDRO responsable frente al usuario, bajo ningún concepto, en relación con dichas actividades o transacciones. En particular, la inclusión o existencia de links a sitios web de terceros no constituyen ningún respaldo, aprobación o promoción de dicho tercero o de los productos, servicios o informaciones contenidos en el sitio web de destino.

Por lo que se refiere a los usuarios del Blog, y respecto de las opiniones, juicios, comentarios, informaciones, datos o materiales a los que accedan al utilizar el Blog, el usuario reconoce y acepta que sólo puede acceder y utilizar los mismos, así como compartirlos, para su único y exclusivo uso personal o para el uso personal de aquellas personas con las que comparta tales contenidos, no pudiendo reproducir, modificar, divulgar, transferir, distribuir, publicar, desarrollar o, de cualquier otro modo, comunicar tales contenidos con fines comerciales o promocionales ni modificarlos o crear trabajos derivados o aparentar que de algún modo le pertenecen o es el autor de los mismos; así como tampoco atribuir su autoría a quien no correspondiera. En definitiva, el usuario siempre habrá de mencionar el origen y autoría de cualquier elemento o contenido del Blog al que acceda y que de algún modo utilice. De igual modo el usuario no podrá alterar, modificar, suprimir u ocultar ningún aviso de copyright o referente a un derecho de propiedad intelectual, industrial o de cualquier otra naturaleza que aparezca en el Blog o en los materiales o elementos que lo integran o que se han incluido o transmitido a través del mismo, incluyendo los que aparezcan en las copias que el usuario estuviera autorizado a realizar de tales materiales. En ningún caso, el usuario podrá utilizar los contenidos a los que acceda en detrimento de CEDRO o sus filiales, partners o colaboradores ni de otros usuarios, o de sus respectivos derechos.

Los aspectos relativos al tratamiento de los datos personales de los Usuarios con motivo del uso del Sitio Web se regulan el texto de Política de Privacidad Web.

Al igual que otros portales de Internet, el Sitio Web utiliza una tecnología denominada "cookies" para recabar información sobre la forma de utilización del Sitio Web. Para información detallada sobre cómo CEDRO utiliza las cookies, consulta el texto Política de Cookies.