Saber evitar los errores de autor independiente primerizo

Como es natural, nadie comienza sabiendo por mucha vocación que tenga. Con el crecimiento de la autoedición, muchos autores independientes se atreven a dar el paso, pero es muy posible que, sin el conocimiento o el asesoramiento necesarios, se comentan errores de novato.

Judith Briles se dedica a asesorar tanto a autores como a editores para profundizar en los laberintos del sector editorial con el fin de que mejoren sus resultados. Recientemente ha comentado en una charla a través de Twitter los principales errores que los autores noveles han de evitar.

Según Briles, lo primero que tienen que hacer los autores es deshacerse de su ego. Después, al igual que encontrar el editor correcto es fundamental (en el caso de los autores que quieren publicar con editoriales tradicionales), también es importante saber para quién se escribe.

No todos conocen su mercado objetivo. Entender cómo son los lectores potenciales, sus gustos, miedos, preocupaciones y problemas puede ayudar mucho a enfocar mejor el libro que se está escribiendo. Tanto como lo puede hacer el marketing cuando desea saber todo sobre su público objetivo.

Estudiar minuciosamente el diseño del libro, la cubierta, también es fundamental. Es frecuente ver autores independientes que abandonan totalmente este aspecto, y vemos cubiertas de libros realmente descuidadas que no invitan a querer saber más sobre la obra o el autor. Del mismo modo que no se puede descuidar (y también ocurre con frecuencia) la maquetación interior del libro. Hay que saber dejar márgenes, conocer lo que son las viudas y las huérfanas, citar o añadir notas. Existen muchos manuales al respecto.

La planificación de fechas de publicación también hay que tenerla presente, del mismo modo en que lo hace una editorial, incluyendo el propio proceso de escritura. Conviene preparar el lanzamiento con meses de anticipación, ir construyendo audiencias, ofrecer adelantos a los lectores, crear algún concurso que genere expectación… Todo de manera programada, teniendo una hoja Excel delante con todos los eventos, las actividades, las acciones, etc., perfectamente diseñados en un tiempo establecido.

Si se quiere que alguien revise el libro, es preferible que no lo haga un familiar o un amigo. Es lo primero que hace cualquier autor novel, pero es muy posible que los juicios no sean todo lo objetivos o profesionales que se espera. La mejor opción es buscar a alguien que lo pueda leer y emitir un juicio sin compromiso. Y, sobre todo, saber aceptar las críticas, algo que no siempre sucede entre los autores noveles.
En este sentido, también conviene gestionar la comunicación, tanto en redes sociales como a través del mailing. Hoy en día es fundamental tener web propia: genera confianza, permite ofrecer directamente el contenido y permite generar una base de datos.

En cuanto a las estrategias en redes sociales para escritores son múltiples y hay que adecuarse a las audiencias. No obstante, de manera genérica, las citas son una de las formas más eficientes y rápidas de hacer crecer los seguidores y de que estos interactúen. Es interesante utilizar una herramienta de gestión conjunta de redes tipo Hootsuite. Eso sí, teniendo siempre en cuenta las particularidades de cada red y sabiendo cómo se usa cada una.

Fuente: BookBaby

Imagen: © DragonImages-Fotolia

 

Comparte:
Share on Facebook4Share on LinkedIn2Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *