Servicios de recomendación de contenido editorial en formato audio

Los audiolibros están sonando mucho de un tiempo a esta parte en el sector editorial. El año pasado sólo en los Estados Unidos consiguieron 1,5 mil millones de dólares de facturación. Y ya hay casos como el del autor de novela negra y de intriga política Andrew Peterson en los que la versión en audio de una obra está vendiendo más que su edición en formato papel o su ebook.

Aunque estas cifras aún están muy lejos de alcanzarse en el ámbito del habla hispana, son muchos los que empiezan a mirar con mayor atención este formato, y a su vez otros tantos los que están poniendo en marcha proyectos en torno a él, como la iniciativa megustaescuchar.com, de Penguin Random House.

En España, de hecho, ya se ha celebrado este año la Primera Semana del Audiolibro. Una iniciativa promovida por la startup Seebook, tras incorporar audiolibros a su catálogo de ebooks tangibles, que ofreció a muchos interesados y curiosos ventajas por la adquisición de un audiolibro.

Los audiolibros también han tenido presencia destacada en el IV Congreso del Libro Electrónico que ha tenido lugar en Barbastro los pasados días 16 y 17 de noviembre. En este foro se abordó la oferta de audiolibros en España, el perfil de los lectores de audiolibros, el coste medio de producción de un audiolibro, el PVP medio, la rentabilidad de este formato, entre otros aspectos. En definitiva, se intentó dar respuesta a la pregunta de si existe un potencial mercado de audiolibros en nuestro país.

Audiolibro: una experiencia de lectura diferente

El interés de este formato es variable. Por una parte está el hecho de que proporciona una experiencia de lectura diferente. De ahí que gran parte de su éxito esté en el valor, la profesionalidad y la pericia de los narradores; en muchas casos, actores de renombre, como el conocido Tim Robbins.

Por otra parte está el propio formato, acorde con los nuevos hábitos de consumo de contenidos de los lectores, puesto que se puede disfrutar especialmente en situaciones de movilidad. Por ejemplo, en el coche, mientras vamos conduciendo.

Pero es que, además, algunos expertos señalan el potencial de los audiolibros para mejorar la precisión lectora y aumentar la comprensión lectora. Un dato que va en consonancia con el hecho de que un 85 % de lo que aprendemos, lo aprendemos por el oído.

En este contexto de interés creciente por este formato de lectura, algunos prescriptores han incluido este tipo de obras entre sus recomendaciones. Recomendaciones que, por regla general, están basadas en variables de calidad y adecuación al público lector objetivo.

Sin embargo, las posibilidades de consumo que ofrecen este tipo de contenidos en formato audiolibro hace que pueda ser interesante y muy útil tener presentes nuevas variables diferentes a la hora de recomendar este tipo de lecturas, como, por ejemplo, el tiempo estimado de lectura.

Servicios de recomendación

Y podría ser interesante que surgieran nuevas fórmulas prescriptoras en la línea de Pendelpoddar, un servicio que recomendación de contenido en formato podcast que hemos conocido a través de un artículo en la revista Springwise.

Pendelpoddar es una empresa sueca que genera recomendaciones en función del tiempo estimado de viaje. Los usuarios ingresan en la web los detalles de su viaje: el origen, el destino y el modo de viaje y la herramienta les ofrece un listado de podcasts cuya extensión coincide con la duración estimada de su viaje.

Una fórmula que es perfectamente aplicable a los audiolibros. De hecho, podcasts y audiolibros son formatos de los que se habla muchas veces de forma asociada, en tanto en cuanto son formatos que existen desde hace tiempo, pero su popularidad ha aflorado recientemente.

A medida que aumenta la audiencia, esta se hace más exigente sobre el contenido que elige y consume, y es común que surjan innovaciones de este tipo en respuesta a ello. Otro ejemplo en esta línea es Hyvi, un servicio que analiza los tweets de un usuario para recomendarle podcasts que coincidan con su perfil.

Por su parte, Audible, el mayor productor y distribuidor de audiolibros en el mundo, espera alcanzar los 2.000 millones de horas de escucha en el año 2016, lo que representa el doble que en 2014. Los usuarios de esta plataforma oyen una media de 17 libros al año.

Al fin y al cabo, en un momento en el que vivimos pegados a las pantallas de nuestros móviles y tabletas leyendo mensajes, noticias, libros, etc., tiene todo su sentido que los lectores escojan oír un libro.

¿Se extenderán este tipo de fórmulas de prescripción basadas en nuevas variables acordes a los hábitos de consumo de los lectores? ¿Qué opináis? ¿Os parecen útiles?

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, nos mantendremos con la mirada atenta a la evolución de este formato que, a pesar de no ser nuevo, parece que puede deparar aún bastantes sorpresas para el sector editorial.

Imagen: © Alexkich-Fotolia

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn6Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *