El verdadero poder de los anuncios de libros online

anuncios de librosSon varias las noticias que se pueden leer en las últimas semanas sobre el renovado crecimiento que está teniendo el marketing a través del email, cuando hace unos años ya se le daba por muerto con la aparición de las redes sociales.

Quizá sea porque los resultados obtenidos a través de los anuncios online no cumplen todas las expectativas deseadas, como ya sugerimos en el caso de Facebook. En el caso del sector editorial parece que la realidad muestra que sólo la publicidad fraudulenta puede hacer perder la mitad de la inversión hecha en publicidad online. Por muy barata que haya sido, no deja de ser una gran pérdida.

Del mismo modo, el software de bloqueo se generaliza entre los usuarios. Se calcula que, sólo en Estados Unidos, más del 25% de los internautas ya los utilizan, pero aún más impactante es su penetración entre los usuarios europeos, con un 77% de “activistas” contra los anuncios online usando este tipo de extensiones.

Aun así, este no es el mayor problema, sino el hecho de que las personas a quienes van dirigidos los anuncios online no los contemplan: el 91% de ellos nunca llegan a verse o no duran más de un segundo a la vista de los consumidores. De hecho, el 46% de la publicidad ni siquiera llega a ser visible.

Uno de los problemas de estos porcentajes es que los robots acaparan más de la mitad del tráfico en Internet. Por lo que es muy probable que los supuestos clics que contabilizamos como vistos no sean más que producto de programas informáticos que simulan el comportamiento humano.

Según un estudio de Google, Yahoo y Facebook llevado a cabo por Oxford BioChronometrics en 2015, entre el 88% y el 98% de todos los clics fueron ejecutados por un bot. Y algunos son tan avanzados que es difícil reconocer que su comportamiento no es de naturaleza humana.

Los consejos que dan en BookBusiness pasan por ponerse en contacto con las empresas implicadas para que informen de cómo detectan la actividad fraudulenta. Y evitar la sobrestimación de los datos que tenemos de clics y visualización, dado que puede que no sean más que bots.

Lo siguiente, una vez más, es no abandonar otros canales tradicionales como los emails, eventos (online y/u offline), adelantos de edición, apariciones en radio, televisión, vídeo online, etc.

Sin tener que abandonar la publicidad online, estas cifras exigen vigilar atentamente hasta dónde la inversión online alcanza nuestros objetivos, para tomar decisiones estratégicas reales y no basadas en fantasmas en forma de bots.

Fuente: BookBusiness

Imagen: © Tumsasedgars-Fotolia

 

 

Comparte:
Share on Facebook0Share on LinkedIn12Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *